5 de noviembre de 2008

Dios salve a la reina

A diferencia de muchos de los adolescentes, no tuve hermanos mayores que me transmitieran el gusto por la música o me introdujeran de manera inconciente en la misma. No tenía vinilos viejos que escuchar por primera vez en un tocadisco ni casetes grabados de bandas viejas.

Solo me adentré en el mundo del gusto musical. Todo lo que tuve en casa lo pedí o lo compre. Nada a escondidas ni insinuados por hermanos mayores. No recuerdo como fue que los conocí. Creo que fue cuando su final estaba anunciado. Pero Queen fue la primera banda de rock que me gustó en mi adolescencia.


En 1991, con 11 años, descubrí la banda que me hizo comprar las evistas 13/20, un libro con su biografía y un grabador donde escuchar el casete de Greatest Hits Vol 2. Mientras estaba en cama con hepatitis, pedía en la radio Too Much Love Will Kill You y grabé en mi videocasetera el recital en homenaje al primer año de fallecimiento de Freddie Mercury.

Ahora que visitan nuevamente a nuestro país desde 1981 y que se rumorea que podrían desembarcar en Córdoba, la revista RollingStone, publica un extracto de la crónica original de su número en EEUU de los shows en el estadio de Velez Sarfield en su última visita.

La nota que mezcla una excelente crónica recital con la política que reinaba en nuestro país, en el ocaso de la dictadura, que el mundo empezaba a conocer gracias a las denuncias de los Organismos de Derechos Humanos ante la prensa mundial, también nos saca una foto como sociedad sociedad.

Cuando llego al estadio, veo que los argentinos tienen una concepción más bien ingeniosa de cómo controlar multitudes: una fosa de dos metros de ancho y medio de profundidad bordea el perímetro del campo, llena de agua podrida y libélulas alrededor. Queen trajo su propio césped artificial para que los organizadores permitan público en el campo.

En épocas donde la práctica de comprar un disco se ha cambiado por la de bajar los temas de un solo click. Queen cuenta en su historial con un recital convertido en disco que es muy conocido por todo el mundo: Live at Wembley 1986.

Ese recital sería replicado años después cuando en abril de 1992 se recordaba la muerte de Freddie, por culpa del Sida, con miles de estrellas de rock que reemplazaron su persona arriba del escenario pero sin poder reemplazar se magia y voz. En este recordatorio Bohemian Rhapsody es el tema donde queda en evidencia la belleza musical de la banda y la completa voz de Mercury.




3 comentarios:

maripi dijo...

LAMENTO COMUNICARTE QUE Finalmente, y por problemas logísticos, la banda Queen no vendrá al Orfeo de Córdoba. Así lo dijo La Voz...

besoooo

Coni dijo...

Me siento en gran parte identificada ya q al ser la mayor, pase por lo mismo. El tema de diferencia, es que tuve primos y papas jóvenes y especialmente con excelentes gustos de música (según mi parecer). Esto permitió que a pequeña edad en mi casa se escucharan vinilos, y casetes regrabados con bandas q muchos conocían como otras eran solo suspiro de incertidumbre.
La influencia va desde internacionales referentes como los Beegees, Depeche mode, The Rolling Stones, the Beatles, Inx, Queen, Aerosmith, Pinck Floyd, Ac/Dc, duran duran, A-ha, Diana Ross, David Bowie, The police, laura Branigan, Earth wind and fire… por nombrar algunas. Así como con el paso de los años uno va madurando física, mental y culturalmente, me pasó con la música, donde ya la influencia se seleccionaba, se aceptaba o no y empezaba atener un papel influyente en mi vida. La música se introdujo y formo parte, a tal punto q mis sentimientos y momentos se reflejaban en una canción o banda en particular. Y es así en la actualidad que cuando escucho alguna de esas mágicas melodías el corazón palpita tan fuerte que logran dejar caer un agradecimiento hacia esas personas que a través del arte de la música lograron marcar una época de libertad sentimental.
Coti.

Anónimo dijo...

No se lamenten quienes no tienen hermanos mayores, la mía amaba a Bon Jovi!!!! Jajajaja. Igual me legó cosas buenas, como Madonna (desde Like a Virgin) y George Michael...
Marianita!